Consejos para los principiantes del fitness

Cuando decidimos empezar a practicar fitness, al igual que ocurre al dar los primeros pasos en una actividad o tarea que desconocemos, siempre surgen interrogantes que necesitan la mejor respuesta posible y miedos agudos que también necesitan ser superados (desorientación, vergüenza, etc.). Por eso, y  porque siempre hay una primera vez, queremos hablaros hoy de nuestros particulares consejos para los principiantes del fitness.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el momento en el que decidimos someter nuestro físico y nuestro estado mental a un cambio a través del ejercicio, debemos evitar en la medida de lo posible empezar este camino en solitario dadas las negativas consecuencias que una mala práctica puede producir. Por lo tanto, al principio, sobre todo si nuestros conocimientos de fitness no son elevados, es recomendable tratar de recopilar el máximo de información contrastada pero sobre todo, buscar la ayuda de un entrenador personal, un profesional del sector cuya experiencia y conocimientos nos permitan orientarnos y brindarnos ese pequeño apoyo extra que necesitamos.

Hoy, y a modo de recomendación, queremos compartir con ustedes un listado de tips básicos a tener en cuenta para empezar su rutina en el mundo del fitness de la manera más correcta y saludable posible.

Consejos para los principiantes del fitness

 

1. Tener un objetivo:

Arrancar en el mundo del fitness puede llegar a ser duro, pero no porque la carga de dificultad sea elevada (de hecho es todo lo contrario) sino porque mantener la motivación alta, que es la que nos ayuda a cumplir con nuestra rutina semanal, tiende a ser una tarea relativamente complicada. Establecer unos objetivos y estar dispuesto a alcanzarlos puede contribuir a mantener la motivación al máximo nivel y por consiguiente, no decaer y abandonar al cabo de 2 o 3 meses.

2. Hacer un registro:

Es importante empezar poco a poco y no pretender hacer en un mes lo que se haría en 5. Realizar un registro de la actividad física, aparte de favorecer la motivación, le ayudará a ver cuáles son sus progresos y cómo poco a poco se va acercando más a sus objetivos.

3. Adapte su rutina según su edad:

La edad es un aspecto básico, cada persona es consciente de sus capacidades y de las posibilidades que tiene para explotarlas, aunque siempre hay casos extraordinarios. El cuerpo de un adolescente sano y aún en desarrollo no responderá igual que el cuerpo de una persona de más de 45 años y que carga consigo una mayor actividad física y mental (trabajo, deporte, familia, etc.) y un progresivo deterioro de las capacidades físicas (velocidad, resistencia, etc.) y motrices (agilidad, equilibrio, etc.) que forman parte de la naturaleza de la evolución del cuerpo humano.

4. Elegir la ropa adecuada:

Es esencial equiparse con la ropa más adecuada a la hora de practicar fitness. Piense que prácticamente todas las marcas del ámbito deportivo trabajan exclusivamente para adaptar sus prendas a la máxima comodidad del cuerpo cuando practica una disciplina en concreto, por lo que evidentemente siempre serán más adecuadas que la camiseta o el pantalón que utiliza para ir a trabajar o estar en casa.

5. Vigilar con las lesiones antiguas:

Hay personas que gozan de no haberse lesionado después de años y años practicando fitness, y los hay con menos suerte que son más susceptibles a sufrirlas. Si forma parte del desafortunado segundo grupo, consulte antes un especialista en medicina deportiva para que le dé su punto de vista y, si se es necesario y posible, que adapte la actividad física que tiene previsto empezar a sus condiciones y recomendaciones.

6. Factores físicos personales:

Como se ha mencionado en la introducción, es importante recopilar información contrastada y recomendada. En este caso, es importante que conozca su cuerpo para que sepa hasta qué niveles es capaz de trabajar. No se limite solo a conocer el peso que marca la báscula para sacar la conclusión de si tiene sobrepeso o no. Otros factores como la frecuencia cardíaca máxima de reposo y en actividad, el MB (metabolismo basal), el IMC (Índice de masa corporal) o la constitución (atlética, normal, delgada), son también muy importantes y se deben de tener en cuenta.

7. Tasa de actividad (TA):

La TA es la cantidad de energía (Kcal) que el cuerpo gasta cada día en función de la actividad que se tenga. La tasa de actividad no se limita exclusivamente al entorno del fitness. Hay empleos y hábitos diarios y básicos que requieren de un nivel de carga física que supone un cierto desgaste al final del día. Para evitar ese excesivo cansancio y fatiga al final de la jornada, es conveniente que adecue su entrenamiento al resto de la actividad diaria que realiza, siendo ésta sedentaria, moderada, alta o extrema.

Autor: Elizabeth Carné

Fuente: http://lifefitness-latinamerica-blog.com/consejos-para-los-principiantes-del-fitness/

 

 

 

compartir esta publicación!

Acerca del autor : Viafitness


Enviar un comentario

Your email address will not be published.